Una tarde cualquiera

Un dia precioso en Miami, el cielo turquesa, soleado, perfecto para la playa. Asi que despues de estar en el telefono resolviendo algunos temas drenantes, me fui a la playa.

No estaba de humor, aun no lo estoy. Mucho que hacer, mucho que pensar, pero no podia mas. Necesitaba aire, y fundirme en la arena.

Pero claro, casi imposible para mi, dejar de pensar, asi que me fui a ver que pasaba con mi canal de Youtube, y vi que mi editor habia subido un programa de radio de hace exactamente un anio.

Yo estaba hablando de los ancestros, y la verdad es que me sorprendi como hablaba, es que no paraba!, estuve como quince minutos contando como los habia percibido y demas. Era una entrevista por telefono desde Nueva York a Argentina, imagino que los locutores no sabian como hacerme callar.

Y justamente en ese momento, recibo un mensaje de Whatsapp, donde una prima que conoci justamente en mis busquedas de ancestros, me mando por primera vez, un video de su papa, ya anciano, saludandome y contandome que trabajo con mi abuelo y describiendo a mi papa y sus hermanos.

Fue exactamente en ese mismo momento. Y oh, casualidad, el tenia detras un cuadro del mar, que habia pintado su hija, esta prima que conoci hace algo asi como un anio, y con quien nos entendemos como que si nos conocieramos de siempre, y ademas, tambien es artista.

Yo creo que ella no se dio cuenta de la importancia de esto. Su papa queria seguir hablando pero ella me dijo que se tenia que ir, que no habia tiempo. Pense en lo afortunada que es de tener a su papa tan bien, el era un poco mayor que mi papa. Y mi viejo se fue hace veinte anios.

No creo que ella haya percibido que hoy hizo algo muy lindo por mucha gente. Porque me dio una alegria, y se que a quienes no vemos pero que estan, tambien. Y su papa, ya me enterare.

Yo les sugiero que filmen a los mas grandes contando historias, porque estan dejando un tesoro a los que siguen.

Previous article

Secretos

Next article

Alabama