Mudarse a otro mundo

He estado viviendo fuera de mi país de origen hace ya mas de veinte años. Me costo mucho esfuerzo, muchos trabajo, muchos viajes y mucho de todo, como a mucha gente, hacer todo para empezar una nueva vida.

Los tramites legales siempre han sido los mas difíciles. Todos los requisitos a cumplir para poder alcanzar la soñada nacionalidad del país que fuere. Es algo que lleva años.

Y a veces, tendemos a creer que obteniendo el ansiado pasaporte, ya tenemos la vida organizada, y podemos encender todos los motores. Eso pensé yo al venir al Luxemburgo.

Pense que me seria fácil, puesto que tengo la experiencia de empezar de cero en otro país, así que nada me asustaba, ni siquiera otro nuevo idioma.

No se hablar Frances pero poco a poco le he ido perdiendo el miedo y el bloqueo que tenia, y por momentos casi que entiendo lo que hablan.

Así que me senti “empoderada”, con mi pasaporte, mi experiencia y el dinero justo para algo mas de un mes, seria suficiente para “conquistar” la nueva tierra.

Yo, que vengo de muchas batallas, con ideas nuevas, iba a poderlo casi todo.

Claro, se me pasaron muchas cosas por alto. Las leyes y las costumbres sociales son muy diferentes de los lugares que he vivido. Son muy cerrados, y todo debe hacerse tal cual esta establecido. No hay lugar para diálogos, menos aun en tiempos de pandemia. Que pienso que en muchos casos se ha convertido en una excusa para no tratar con la gente.

Se me olvido leer los diarios y los sitios web donde se me informara como estaba todo y que se debe hacer ni bien uno llega. Me bastaba con los que mis amistades me habían comentado.

Así que, con un lugar ya pago, que lucia hermoso, con mis ganas y mi pasaporte y algo de información pensé que bastaría.

Nada mas lejano a la realidad.

En la casa que me hospede, tal lo cuento en otro capitulo, me senti como que hubiera sido un internado de monjes y de militares. Y de paso, sentía que molestaba que uno pusiera música o sonriera. La gente, muchos jóvenes aun, se veían casi como robots con horarios de trabajo establecidos, pero sin ganas de tener un dialogo e interactuar. El placer de vivir parecía venir de fumar sin parar, que ironia!

Nadie estaba interesado en guiar en nada, ni en ayudar. Podías estar al pie de la escalera con una maleta pesada y no te ofrecerían una mano para subirla. Ni tan solo una palabra.

El problema llego cuando decidí trasladar mis cosas desde otro país, y causar movimiento en ese castillo de hielo.

Y mas aun, cuando pedi que me dieran recibo de lo que había pagado en efectivo puesto el Gobierno estaba dispuesto a ayudar a establecerme. Pero el contrato, y el recibo eran condicion indispensable para eso.

Fue la gota de derramo el vaso, la guerra fría ya se sentía en el aire, y yo estaba muy incomoda y desilusionada, si, puesto que parece mentira que a estas alturas de mi vida, aun tenga ilusiones. Es bueno tener esperanza, pero con los pies en la tierra, y con conocimiento.

Definitivamente estamos aqui para aprender, y como en la Universidad, las clases se van poniendo mas duras, y si no las aprendemos, corremos el riesgo de perder todo lo invertido.

Ellos sabían que me seria difícil conseguir otro lugar, por eso, el trato no era amable. Sentian que me habían hecho un favor, en cambio yo pensaba que habiéndoles pagado buen dinero, y siendo una muy buena inquilina, bastaba.

Pero no es así, no en Luxemburgo. Puesto que para alquilar aunque sea una habitación, no solo debes pagar tres meses juntos en la mayoría de los casos, pero debes mostrar recibos de sueldos de tres meses anteriores, o un buen contrato de trabajo. Y si no lo tienes, entonces empieza a rezar.

Y para hacer cualquier tipo de tramites debes tener una dirección oficial. Sino, no es posible, ni siquiera estableciendo una dirección en el correo, ese servicio tan comun en muchos países, no lo es aquí.

Tampoco es fácil conseguir que alguien te ayude puesto, que generalmente según la superficie del lugar donde se vive, es la cantidad de gente que puede vivir alli, o que puede presentar ese lugar como residencia oficial. Y ademas, se paga impuestos por eso.

Según las malas lenguas, se estableció así pues mucha gente refugiada vivia con familia, en lugares pequeños.

Como alguien dice por alli, el huevo o la gallina, si no tienes una dirección legal no puedes hacer nada, pero como haces si no la puedes conseguir ya que no te quieren alquilar.

Es como una discriminacion, si trabajas en una compañía, eres bienvenido, sino, puedes irte por donde has entrado.

Un agente de bienes raíces me dijo, “por que le alquilaría a un artista, cuando tengo una lista de jóvenes empresarios, con todos los requisitos dispuestos a alquilar el mismo lugar?”.

Varias galerias que hable, me pidieron venir a mi estudio, y como hago si no tengo aun residencia oficial y todo es gastos? como mantengo un estudio?

Previous article

Imprevistos

Next article

Jimmy Hendrix