Mamita

Siento que este libro se ha ido escribiendo casi solo. Mejor dicho, son ellos, los que estoy nombrando en casi todos los capitulos, mis queridos ancestros, los que me han estado empujando a volcar mis sentimientos aqui y a recorrer algunos caminos recorridos por ellos.

El libro estaba casi listo, sin embargo, faltaba algo. Puede que fuera este pequenio homenaje a mi mama. El ser mas controversial de mi vida para mi.

La ame mucho mas de lo que quizas ella supo. Desde pequenia me acuerdo en la cuna al lado de ella, y le extendia la mano para dormirme porque tenia miedo a la oscuridad.

No se que edad tendria, pero si, era muy pequenia y lo recuerdo claramente. Tambien recuerdo como admiraba su belleza, altura y abundante cabello. Yo no era asi. Quizas ella sin querer, me transmitio eso. Que yo no era como ella hubiera esperado. En realidad nunca lo fui.

Me conto varias veces que no queria sacarme fotos de bebe porque no era linda. Hoy mirando hacia atras siento que si, que era hermosa, pero no de una belleza tipica de la familia o lo que se llame belleza tradicional. Sino, que era muy delgadita, muy larga, con frente y orejas grandes. Mas parecida a los padres de mi papa y quienes los antecedieron. Porque mi papa tambien era muy bello.

Por si eso fuera poco, mi caracter tambien era rebelde, asi que ella, siendo muy joven aun, me daba alguna que otra paliza. Era bastante comun que nos acariciaran con la suela de los zapatos en esa epoca, impensada hoy en dia.

Finalmente creo que logro dominarme, yo acepte el reto de callarme algunas veces para tener un poco de paz. Pero dentro mio, siempre soniando en irme. En buscar mi camino. Solo la relacion tan estrecha y especial con mi papa es lo que mas me ataba alli.

A mi mama, entendi que tenia que amarla de lejos, que no podiamos estar cerca. Era siempre una disputa constante. Mas aun despues que nacieran mis hermanos. Ya con mi hermanito, tenia mucho trabajo porque el no era “normal” como lo explico en otro capitulo y luego aparecio mi hermana, que si era hermosisima y adorada por mi mama. Asi que yo estaba ultima en la escala de preferencias, y la que tenia mas obligaciones.

Creo que con mi hermana, al fin la vida la premiaba con la hija que ella pensaba que seria yo. Pero yo siempre trataba de ayudarla en lo que pudiera sin que ella se diera cuenta.

Nunca deje de pensar en ella, ni aun hoy en dia. Como me costaba mostrarme fria y distante. Pasa que cuando abria mi corazon y le contaba algunas cosas, inmediatamente sentia que podia doblegarme y cumplir sus deseos. Que en realidad no eran otros que los de una tipica madre de tradiciones arraigadas que quiere que su hija tenga un titulo, un marido, un buen pasar y cumpla con todas las reglas que la sociedad y la familia tradicional manda.

No encajaba alli, en esa sociedad, ni en su mente, el querer salir a volar por el mundo, a ser modelo de pasarela, presentadora de tv, o pintora. En otras palabras “artista”. Me decia hace poco, y vos te denominas Artista?! frente a la gente? no te da verguenza?

Me hacia sonreir. Para mi, un orgullo. Para ella, casi una verguenza. Solo por momentos pude cumplir sus expectativas. Cuando era la mejor alumna de la Escuela, y tambien cuando me condecoraron con la medalla a la mejor asistencia, gracias a ella, que se encargaba de darme una buena palmada que dolia si no me levantaba. Para mi era como un regimiento. Tambien cuando termine mis clases de Ingles y de acordeon a piano, cosas que me encantaron al comenzar, siendo muy pequenia y que aborreci al terminar, justo en mi adolescencia.

Tambien se que le di una gran alegria cuando me case con ese hombre que era el aparente marido perfecto para una hija, soniado por toda madre como ella.

Pero nada de eso duraria, mi destino era otro y aun asi, yo la amaba. Aunque ni ella ni yo misma entendieramos mi camino. Siempre pensando en ella, comprandole regalitos y llamandola brevemente para que no preguntara mucho. Me dolia no poder hablar mas, pero tenia que protegerme y tambien no ser agresiva si me presionaba preguntandome mas.

A veces me sacaba de quicio, y alli yo me ponia brava. No aguantaba tanta presion.

Este 2020 yo tenia pensado compartir mucho mas con ella. Le habia prometido llevarla a Italia, donde yo habia estado el anio pasado y le habia mostrado en directo mi visita al Vaticano.

Tambien yo tenia una muestra de Arte en el Museo de la Catedral de La Plata, Buenos Aires, en el mes de Setiembre, para lo cual tenia planeado ir un tiempo antes y pintar alli mismo, en Argentina.

Asi compartiria mas tiempo con ella que se me estaba poniendo mas viejita pero, aunque encorvada y con dolor de huesos, siempre lucida y fuerte, mas despierta que yo misma.

Una mujer de armas tomar. Alguien con un gran corazon de querer ayudar siempre, pero con reglas muy estrictas, aun con ella misma, lo que no le permitio disfrutar tanto esfuerzo en todo lo que hizo que fue mucho, pero que si le permitio seguir adelante despues de los grandes golpazos de la vida que tuvo.

Desde un padre muy dificil, una niniez muy dura en el campo, un buen tiempo en el hospital siendo jovencita, y luego lograr tener su propio salon de peluqueria fruto de su esfuerzo,, sus serios problemas en las piernas que le impedirian usar faldas a la rodilla, su dificil relacion con mi papa, y mas tarde la muerte de el, mi partida a otro pais, luego la muerte de mi hermano, su hijo, y mas tarde la muerte de su amado nietito de nueve meses, el primogenito de mi hermana.

Si, ella fue dura, y muchas veces injusta conmigo, pero creo que no sabia como amarme. Yo tambien fui algo que no entraba en sus planes, y no se dio cuenta de lo que yo sentia. Quizas no quiso darse cuenta porque seria como abdicar en sus principios.

En el fondo, estaba empezando quizas a estar orgullosa. Yo habia salido en una revista muy conocida cuando empezo la cuarentena, y el reparto al interior de Argentina estaba suspendido, asi que ella estaba desesperada tratando de ver como conseguir esa revista.

El Sabado Santo, cuando me llamo a la maniana, yo estaba dormida y de mal humor, y ella me dijo que no podia encontrar la revista, le dije que se quedara tranquila que despues veriamos.

Me dije, “Maniana Domingo de Pascuas, la llamare. Que me deje tranquila hoy. No quiero que se me afloje en la Cuarentena, ella es dura, y yo tambien. Me hare la superada, y se le va a pasar. Maniana Hablaremos”

Lo ultimo que iba a pensar es que ese maniana nunca llegaria. El Domingo, aproximadamente a las diez de la maniana, cuando tenia el telefono en la mano para hablarle. Me llama una tia y me dice: “Tu mama se murio. La encontramos tirada al lado de la cama. Infarto fulminante.’

A mi me parecia que no podia ser cierto. Pense por un segundo que a lo mejor se habian equivocado, Me recorde cuando mi papa murio de un ataque al corazon tambien, y me avisaron. Pero ahi pude ir a verlo.

Esta vez, yo estaba en otro pais y el mundo estaba parado, no podia viajar. Aun no he podido hacerlo. Mi hermana tampoco. Unos primos muy queridos y muy cercanos estuvieron alli para hacer todo lo que debia hacerse. Mi gratitud hacia ellos, especialmente a Luis que aun, doblado de dolor, estuvo en todo momento, como una tia muy querida, esposa de un hermano de mi mama.

El consuelo que tengo es que ella murio como ella queria, sin molestar a casi nadie, sin estar internada y sin velorio. Ella no lo queria. Y se aseguro de dejar todas sus cuentas pagas, hasta su propio entierro. No queria causar problemas.

Eso me hace admirarla y quererla aun mas. Si, fue dura conmigo. Pero es lo que es. Esta perdonada, no creo que sabia lo que hacia. No sabia que me causaba dolor ni que yo la amaba tanto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous article

Mi Papito

Next article

Agradecimientos