Los Waldbillig

Vaya descubrimiento para mi. Yo siempre habia escuchado ese apellido en mi familia. Pero nunca me hice ni hice demasiadas preguntas. Para mi eran como unos parientes muy lejanos o vecinos de mis abuelos.

Ni siquiera sabia bien como se escribia el apellido ya que se pronunciaba “Valpili” en la colonia, donde mis abuelos tenian campo.

Lo ultimo que imagine es que mi bisabuela era de ese apellido y que en realidad era la mama de mi amada abuela Mime, la mama de mi papa.

En este 2020, en plena cuarentena, y haciendome preguntas existenciales y averiguando mas y mas de mis ancestros (en realidad son ellos los que se manifiestan…), aparecio un Waldbillig en Facebook y me dijo que tenia informacion de quienes nos antecedieron.

Tuvo que mencionarlo dos veces en distintos momentos en que yo habia puesto algo, para que yo le prestara atencion.

Luego de enviarme algunos datos interesantes en privado, le pase mi telefono.

Al escuchar su voz grabada, me puse a llorar. No entendi que me pasaba, pense que quizas yo estaba muy triste aun por la perdida reciente de mi mama y por eso estaba demasiado sensitiva y que el hecho de que alguien de mi familia a quien yo no conocia se preocupe por compartir conmigo, significo mucho para mi.

Hoy, un tiempo mas tarde, me doy cuenta que en realidad, el era el mensajero de mis ancestros y que me estaba abriendo la puerta a un mundo al que yo misma pertenezco y no lo sabia.

El me conto un monton de anecdotas de mis abuelos e historias que seran escritas en otro libro, y me conecto con su hermana que es una apasionada de la historia de la familia y que me brindo mucha informacion. Debo decir que con los ellos dos surgieron lazos de familia que al menos yo, no sabia que tenia.

Y alli comenzaria un nuevo camino recorriendo muchas curvas con inesperadas revelaciones y el descubrimiento de un libro de la familia, que si bien es de pocas hojas, causa suficiente impacto que dejaria en shock a mas de uno que lo lea, por lo fuerte de su contenido aunque sin base comprobable.

Segun pasan los dias, trato de entender a su autora, una descendiente como yo quien ademas, se ha mostrado colaborativa desde que la contacte, y siempre tratando de ayudar. Ella escribio su libro basada en sus propias suposiciones.

Siento que humildemente, debo ayudar a desenredar esta madeja de historias, algunas ciertas, otras inventadas, para realzar nuevamente el nombre de los que me antecedieron, reconocer sus elecciones y compromisos de dar lo mejor de si, y re unificar la familia que se distancio por palabras no expresadas y silencios no comprendidos.

Casi magicamente he ido encontrando otras almas con similar llamado, compartiendo y analizando la historia de nuestros antecesores. Lo mas curioso es que desde que empezamos a dejarnos guiar por ese llamado, se nos han ido develando algunos misterios, nos hemos sentido mas unidos y nuestra vida ha ido mejorando. Es como si al sanar el pasado, sanamos el presente.

En resumidas cuentas, los abuelos de mi abuela paterna o sea mis tatara abuelos, fueron de Luxemburgo a Argentina, en el Strassburg que salio de Belgica en 1889.

Eran varias familias que dejaron su tierra. Ellos, con sus seis hijos, una de ellas era mi bisabuela Maria, y otro es Adam, a quien me refiero en otro capitulo tambien al igual que me refiero a Barbara, la madre de ellos.

Desde la llegada a Buenos Aires, luego de un agotador y largo viaje en barco hasta llegar donde no se encontraron con lo que les habian prometido, y luego de trabajar de sol a sol durante seis largos anios. Mas tarde decidieron irse a Entre Rios a comenzar de nuevo en el medio del campo.

Hasta la partida de Adam, quien perderia su vida en ese viaje de regreso a Luxemburgo, a sus tempranos veinticinco anios.

Se habla de la no aceptacion del amor de Adam por una india criolla, de la traicion de un hermano, de la posterior separacion de la familia, donde algunos se instalarian nuevamente en Buenos Aires y otros quedarian en Entre Rios.

Asi los colores de la piel de los descendientes tambien serian distintos, y los temas tabu de los cuales no se podria hablar casi hasta hoy en dia.

Lo digo asi porque me he encontrado con alguna que otra resistencia cuando me pongo a averiguar. he encontrado parientes lejanos con el mismo llamado y otros a los que no les interesa unir nada. Tambien me he encontrado con acusaciones injustas producto de imaginacion exacerbada.

Lo que puedo decir despues de todo esto es que siento la necesidad de reconocer a cada uno de ellos. De ser un instrumento de union, de esa union con la que algunos soniaban, y de limpiar los resentimientos y prejuicios que no sirven de nada.

Siento que Barbara solo hacia lo mejor que podia, y no se permitia decaer ya que tenia una familia a la que dar el ejemplo, y no fue condencendiente ni con ella misma. Que quizas se endurecio para sobrevivir. Que quizas se lamento de la decision tomada.

Siento que Adam necesita que se reconozca que tuvo descendencia y que el en su momento no lo sabia. Y que de ser asi, sus descendientes deben saberlo. Si ese no fuera el caso, siento que el quiere hablar de alguna manera, quiere que se sepa de su gran amor, de su impotencia, de que no fue en vano todo lo que paso, no quedo en el olvido, sino que quizas por haber hecho eso, le cedio a su hermano lo que el hubiera podido tener, quien sabe, solo se sabe que el no pudo regresar pero que su alma no pudo irse en paz. No soy solo yo quien asi lo siente, somos varias personas que coincidimos en esta apreciacion.

Debemos buscar en la historia cada paso dado para romper con ese enojo y hasta quizas esa maldicion que caeria sobre algunos por varias generaciones. Debemos buscar perdonar.

Siento que debemos despertar a quienes aun hoy estan cerrados a saber de sus ancestros para que asi entre todos podamos sanar.

Yo creo que ellos hicieron lo mejor que podian dadas las circunstancias. Que no veian otras alternativas. Que eran increibles trabajadores que no se permitieron el disfrute de tanto esfuerzo. Que no sabian que se merecian lo mejor por ser luchadores incansables y simplemente, seres humanos.

Es el trabajo de quienes entendemos esto, ayudarlos a por fin, que se eleven y descansen de una buena vez, a la vez de ponerlos orgullosos por nuestros propios logros.

Yo los admiro. Lo arriesgaron todo por un mundo mejor. Hicieron lo mejor que podian, no tengo duda alguna.

Y si, los amo profundamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous article

Pensamientos

Next article

Volver a mis ancestros