El vestido de novia en la maleta

Si, es cierto, me case dos veces con el mismo hombre. La primera vez en en Norte de California a orillas de un lago hermoso, rodeados de montanias, y pinos, un paisaje de ensuenio, alli en Lake Tahoe, en el mismisimo hotel que una vez pertenecio a Frank Sinatra. La segunda ceremonia que fue unos meses mas tarde en Argentina, mi pais natal.

Para esa ceremonia me compre un vestido precioso que encontre en una famosa tienda que hay en algunas ciudades de Estados Unidos. Busque algo que fuera bello pero no ostentoso porque iba a ser una ceremonia de dia especialmente para compartir con mis familiares y amistades.

Asi que encontre este vestido que me encanto. De una tela de muy buena calidad, como que fuera una tafeta dura pero muy fina a la vez y con bordados de piedras en todo el borde del vestido con una cola lo suficientemente larga para darle mas importancia sin ser ostentoso. Decidi esta vez, ponerme en el cabello, un par de las mismas rosas naturales que llevaba en la mano. Elegante sin estridencias, y con un toque de Naturaleza.

Cuando me lo probe en frente al espejo en esa tienda en Estados Unidos, durante los preparativos, pensaba en como me hubiera gustado compartir ese momento con mi mama y amigas que estaban en Argentina. Ese grupo de mujeres que alientan a las novias en las peliculas americanas, que ayudan a decidir que vestido seria el elegido, y toda la tradicion americana que amo.

Mi vestido, el elegido entre otros, era realmente bello sin estridencias pero ademas tenia la pollera bien amplia casi al estilo de las peliculas surenias, que tanto amo y que es donde ya nos encontrabamos viviendo.

Me lo lleve a Argentina con mucha emocion, y cuidado. Y no solo yo ame el vestido sino todos los que me vieron.

Mi ceremonia fue muy emotiva. La hice en la Iglesia de “Nuestra Sra. de Loreto” en pleno centro.de Buenos Aires. A mi la Iglesia en si no me gusta, pero la Virgen de Loreto, habia escuchado mis plegarias de un cambio de vida, ya que siempre que estaba en Buenos Aires, iba a orar alli, porque me hospedaba muy cerca. Ademas es la Virgen de los pilotos, y como siempre viajo y mi marido, ademas era piloto, se decidio hacer alli por lo que significaba.

Lo mas emocionante fue la alegria de mi hermano caminando conmigo hacia el altar, porque era algo casi prohibido para el dada sus limitaciones, sin embargo, lo hizo con tanto amor que se sentia en el ambiente. Debo mencionar tambien la alegria de mi mama. Todo eso era especialmente por ellos. Yo ya habia tenido mi otra boda. Esta era para compartirla con ellos y con los mas queridos.

Luego una gran fiesta que duro desde la tarde hasta entrada la noche. Yo habia contratado musicos y bailarines que fui encontrando en los subtes de Buenos Aires, talentos escondidos, pero brillantes.

Desde tangueros, musica clasica y hasta bailarines de salsa. Si, tiramos la casa por la ventana, con mucho ingenio, con buen gusto y un presupuesto limitado pero nadie se dio cuenta, estabamos en un gran salon del famoso Puerto Madero de Buenos Aires, y no habia nada que envidiarle a ninguna otra boda de alta alcurnia.

Y yo feliz con todo y con mis vestidos!, porque ya a mitad de la tarde me puse el vestido mas sencillo que habia usado en la otra boda.

Asi que finalizados los festejos y demas. Pocos dias mas tarde lo lleve a una tintoreria de Buenos Aires, cerca de donde me estaba quedando y luego me lo lleve de regreso a USA.

Y estuvo alla, por algunos anios conmigo en Alabama hasta que me divorcie. Luego empezo a moverse conmigo.

Lo conserve por mucho tiempo en lo que son los tipicos storages en USA, hasta que un buen dia me dije, que hago con esto, yo estoy viajando mucho, no me quedo quieta en un lugar y para que lo tengo alli, ademas me recuerda a mi casamiento y necesito continuar con mi vida.

Asi que me dije, que mejor que venderlo en Argentina, mas de una estaria feliz de casarse con ese vestido y a mi me podria dar algun dinero que estaba necesitando.

Le lleve a una amiga con la que estabamos vendiendo ropa a ese momento, el vestido con los zapatos, la chaqueta en caso de frio, guantes bordados como el vestido y hasta la almohadilla en donde habian estado los anillos de la boda. Si, ahora mirando hacia atras, pienso que estaba muy herida por eso queria deshacerme de todo!

Y ahi empieza la otra historia del vestido. Yo no me acuerdo exactamente cuanto tiempo lo tuvo ella, pero digamos practicamente un anio, y no pudo hacerlo ya que era para alguien muy delgada como lo era yo a ese momento, y no le quedaba bien a nadie que lo hubiera comprado asi que ella me dijo, ” se me agotaron los recursos, por favor llevatelo y fijate quien mas puede tratar de venderlo” y asi lo hice, entonces se lo lleve a una diseniadora amiga, que al momento no estaba especializandose en bodas, pero dijo “yo hare lo posible, seguro que lo venderemos” y asi lo tuvo con ella varios meses.

Cabe destacar que yo no estaba viviendo en Buenos Aires, asi que esto ocurria de tanto en tanto cuando yo viajaba a la ciudad.

Luego de ver que nada ocurria, le dije a esa amiga, la diseniadora, que me lo retornara ya que yo iba a ver que mas pudiera hacer.

Ella lo envio a mi dentista, amiga tambien, que para mi cada vez que voy a Buenos Aires, es mi visita obligada. Asi que ella lo recibio y pocos meses mas tarde yo lo retire de alli,

Ahora me pregunto, por que ella lo envio cuando yo no estaba alli? por que lo organizamos de esa manera? Si, todas viven lejos, y la dentista estaba en un barrio intermedio, como a mitad de camino, pero por que hice las cosas con tanto descuido y ligereza?

Finalmente fui a ver la dentista y ella me entrego el famoso vestido y me lleve a Cordoba, donde esta mi hermana, para que ella, cuando fuera a ver nuestra madre en Entre Rios, lo dejara en la casa familiar.

Me pregunto, para que? Porque ella adoraba a mi ex marido? Porque fue un momento feliz el que vivimos con ese vestido? No lo se.

Solo se que ahora, tiempo despues, fui a visitar mi hermana y la bolsa con el vestido estaba aun en el closet en el mismo lugar donde yo lo habia dejado.

Asi que lo tome y una vez mas, lo puse en mi maleta. Y me lo lleve de nuevo a Buenos Aires, donde estoy en estos dias escribiendo esto antes de irme a USA.

Ayer, luego de todo este tiempo, decidi abrir la bolsa donde estaba el vestido. Eran las visperas del nuevo anio chino, y dicen que hay que recibirlo con las cosas ordenadas, y si, hasta las maletas, entonces como donde me encuentro no es mi casa, dije empezare ya a ordernar puesto que me voy en unos dias, y parece que el vestido regresara conmigo nomas, quizas hasta le haga algunos toques de pintura y sea un vestido para exposicion.

Y vaya mi sorpresa al abrir la bolsa! El vestido habia sido usado, evidentemente para otra boda, o gran fiesta, porque no podia estar mas sucio, la chica que lo uso comio con el vestido y se veia que no tenias maneras, porque estaba todo sucio en el frente, transpirado, lo arrastro por el suelo, por donde lo viera, estaba sucio, desastroso. Tuvo la dignidad de no romperlo, pero lo ensucio y mucho.

Casi me desmayo, porque yo lo tenia como un tesoro. Lo habia llevado de un lado a otro asumiendo que todo estaba bien, confiando.

Por que hice las cosas de esa manera, por que me hice eso a mi misma? Por que yo misma no lo ofreci on line mientras solo lo tendria conmigo, ademas de evitar el mover algo tan grande que ocupa practicamente una valija?

Quien fue? Quien de todas estas mujeres es la que me hizo eso? porque si se lo dio a una amiga o parienta, y me lo devolvia en condiciones, hubiera podido entenderlo, pero esto fue casi una burla, fue hecho casi a proposito.

Que leccion para mi! El dolor de que mi matrimonio no fue lo que yo deseaba y la necesidad economica, me jugaron una mala pasada. Quizas sirvio para darme cuenta que no debo confiar. Que debo hacer las cosas yo misma. Que debo cuidar lo que quiero cuidar, lo que es valioso para mi. Que debo alivianar la carga. Que debo ser mas practica, mas fria, mas previsora.

Que alguien en esa cadena de gente querida para mi, no me quiere, no me valora, puesto que el vestido no debia ser devuelto asi.

Empece a llamar a cada una de las mujeres que habia tenido el vestido, menos una, que estaba en Africa de vacaciones. Les pregunte cuando yo les habia dejado el vestido y los detalles, y si, todo coincidia y estaban en shock por lo que les conte, inclusive mi hermana que se ofendio porque le pregunte si le habia prestado el vestido a alguna amiga.

La unica a la que no le pregunte es al momento, en quien pienso como responsable. Porque ella se mostro rara en algunas ocasiones y algunos comportamientos de ella, no me habian terminado de cerrar.

Entonces sali del apto. en el que estoy a buscar una tintoreria para que lo limpiara. Pregunte en un par de lugares cercanos, hasta gente en la calle si conocia una tintoreria en la zona, y camine unas pocas cuadras hasta que una tintoreria que fui me dijo que no limpiaban vestidos de novia. Asi es que fui a una boutique de senioras y ellos me indicaron donde ir. Yo estaba tan en shock que les explique lo que pasaba y les mostre el vestido. Y coincidieron conmigo, que era demasiado.

Asi que un par de cuadras mas, llegue a la Tintoreria donde si me ayudarian, y grande fue mi sorpresa al entrar. Era la misma a la que yo habia ido doce anios atras despues de mi casamiento!

La Sra. que me atendio se acordaba de mi y de mi vestido! y me dijo “Otra vez por aqui?” y le conte y ella me dijo, “me acuerdo que cuando lo trajiste despues de haberlo usado y no estaba asi”

Cuales son las posibilidades que me encuentre en este situacion, yendo al mismo lugar que yo ni me recordaba, llegando casi por azar? y encontrarme con la misma Sra que se acordaba de mi? Deja Vu?

Finalmente, el vestido, magicamente, y con todo el amor que esta seniora puso, quedo impecable de nuevo, y me lo lleve a USA de nuevo. Otra vez, alli en un storage, esperando por su nuevo destino.

GG