El despertar de una pasion: pintar

Si, fui a Alabama por amor. Lo deje todo por el suenio de realizarme plenamente como mujer, algo que tenia pendiente, para formar mi familia. Pero sin embargo, lo que descubri es que la vida tenia preparado otro destino para mi.

El hecho de sentirme lejos de todo. Desarraigada de mi mundo glamoroso y de luces que tanto habia costado alcanzar pero que no terminaba de llenarme, siempre dejandome la sensacion que faltaba algo mas, todo hacia que buscara con ahinco algo nuevo, ademas de ser ama de casa.

De la moda y de una intensa vida social a una nueva vida muy diferente, opuesta a la anterior hizo que buscara otras formas de expresar mi amor por la belleza y lo artistico, asi que acudi a clases de distinta indole tratando de encontrar algo en lo que pudiera expresarme. Yo no sabia hasta ese entonces que tenia talento para la pintura.

Nunca habia ido a clases de Arte. Pero alli tenia todo el tiempo del mundo, ya que mi esposo siempre estaba trabajando, asi que empece a tomar clases de pintura con distintos profesores y vaya sorpresa para mi y para los demas, cuando al mezclar los colores en mi paleta y plasmarlos en la tela !eran unicos. Hablaban por si mismos. Transmitian energia.

Gwen, una profesora de Pintura y artista reconocida artista de ese Estado, fue mi mentora, quien me ayudo a descubrir mi amor por el Impresionismo frances. La pintura se habia convertido no solo en mi pasion, sino que mas tarde se convertiria en realidad en la familia que fui a buscar alli.

Mis hijos, esos hijos que yo deseaba en mi corazon han sido mis pinturas. Asi lo siento. Cada una de mis creaciones tiene su propia personalidad y he puesto todo mi amor en ellas. Tienen raices y tienen alas.

Alli vi que habia mucho talento, artistas increibles, pero que costaba mucho que los reconocieran mas alla del area donde se encontraran. Y era un camino dificil. Asi que yo decidi que mis pinturas serian tan viajeras como yo. Que ellas saldrian al mundo.

Cuando me fui de Alabama con el corazon roto, senti que nuevamente, una vez mas en mi vida, tenia que volar y ellas, las pinturas vendrian a todos lados conmigo.

De no haber ido alli, nunca hubiera sabido que eso seria mi nueva vida, mi pasion y que se quedaria por siempre conmigo.

Al regresar a Miami, busque los mejores lugares y profesores para seguir aprendiendo mas aun. Asi es que encontre a dos grandes maestros, uno era el frances Jacques Harvey, que habia decidio instalarse en Miami luego de recorrer el mundo y ser muy reconocido. Era perfecto para ayudarme a desarrollar aun mas mi pasion por el impresionismo de Monet y Van Gogh, y querer pintar como ellos. Menuda tarea.

Y realmente creci muchisimo con el, fueron meses donde hice obras que fueron un exito, pero la alegria de haberlo encontrado no duro mucho, porque poco tiempo mas tarde murio. Cuanto dolor perder a ese maestro. Lo recuerdo hasta el dia de hoy. Todos sus alumnos quedamos muy dolidos con su inesperada partida. Fue un golpe bajo e inesperado.

Luego me anote en las clases de Miami Art Institute en South Beach, y mi profesor fue Pablo Constrisciani, artista argentino radicado alli, de gran trayectoria. Tambien aprendi mucho con el, y aun hoy, cada vez que estoy en Miami, trato de tomar clases con el. Es uno de mis mejores criticos.

Y asi iba creciendo como artista, y siempre, donde fuera que estuviere, participaba de clases. He pintado en cada lugar que me he encontrado. Aun en las breves visitas a Argentina.

Mas tarde hice una residencia en Nueva York, con Dacia Gallery, a cargo de profesores europeos, y esa fue la apertura de una nueva puerta para participar en Shows en NYC y el preludio para lanzarme mas al mundo.

Si bien no fui a la Universidad para estudiar Arte, tuve un gran recorrido aprendiendo de distintos grandes maestros y en seguida, al tener tan buena recepcion de quienes vieran mis pinturas, empece a vender y participar de Shows en distintos lados.

Mis “hijos”, lease “mis pinturas” viajarian y serian integrantes de otras familias en el mundo. Y he ido realizando ese suenio, ya que se han vendido obras en distintas grandes capitales como Miami, New York, Paris, Berlin, Buenos Aires y otras mas.

Los shows en los que participe fueron muchisimos tambien, y en cada uno hay una historia diferente a ser contada en otro libro. Es un mundo muy duro, imprevisible, muchas veces injusto y brutal, donde uno invierte no solo el material de las pinturas, sino el tiempo y toda la energia en pintar, y despues vienen las inversiones para participar en los Shows que nunca son menores, mas los gastos de traslados y todo el stress que significa preparar un show para no saber si uno vendera alguna.

Me ha pasado de tener mucho exito y de tener terribles perdidas. A punto de quedarme casi solo con deudas, tocar fondo. Ser artista full time, es algo no muy recomendable para quienes quieren una vida apacible y tranquila. No lo recomendaria.

Esto es adrenalida constante e incertidumbre. Un dia se puede casi tocar el Cielo con las manos y conocer lugares y gente increibles y al otro despertarse durmiendo en un colchon de aire en una pension barata preguntandose como es que se llego hasta alli y que es lo que sigue.

Solo me sostenia mi conviccion, mi pasion, mi certeza de que lograria ser una artista destacada. Y que ademas, mis angeles siempre estaban conmigo.

Pero como hacerlo cuando hay tantisimo talento alrededor del mundo? La respuesta es creyendo en lo que uno hace, que es unico, y superando los miedos. Y entender que somos todos diferentes. Confiar. Y por supuesto, darse a conocer, nadie te viene a buscar a la puerta.

Grandes alegrias y grandes decepciones en el camino del artista.

Luego vendria Paris, que fue como el que un suenio se haga realidad. Participar en varios shows con cierto exito, cambio rotundo en el rumbo de las cosas, que me llevo a mudarme alli.

Aprenderia mucho mas, valorarian mi obra y me sentiria como en casa.

Ademas, como mencione en el Capitulo “Cartas a Marta”, visite muchos de los lugares en donde vivieron y estuvieron los impresionistas. Segui su ruta, no solo me deleite con sus obras en famosos museos sino que estuve en los lugares donde ellos mismos pintaban. Pude ver donde Van Gogh vivio y paso sus ultimos dias, donde habia estado internado en Provence. Fui a la casa de Monet y pose frentre a su atril donde pintaba y asi otras vivencias impensadas.

Muchisima inspiracion, mucho para ver y mucho para seguir aprendiendo.

Ademas, Paris, la ciudad romantica por excelencia, con mi amiga, la “Dama de Hierro” la mismisima Eiffel Tower, que no me canso de admirarla, y que me inspiro para hacer mi coleccion de accesorios con mis pinturas impresas “GG by Paris”. Y la vida, siempre, ella, impredecible vida, que ademas me regalo la posibilidad de establecerme justo a un par de cuadras de alli.

Paris, cuanto amo caminar al borde del Sena, admirando sus puentes, sus increibles monumentos y disenios arquitectonicos, el Louvre, el Musee D’Orsey y tantos otros lugares.

Paris y sus cafes, MontMartre y tantos tipicos barrios mas, oh, cuanto arte en todos lados!, y si ha sido mi lugar preferido en el mundo para vivir, aunque hablar en frances aun hoy es todo un desafio para mi.

Si, quien lo hubiera dicho, la flacucha timida de Concordia a Miami, de alli dejarlo todo e ir a Alabama, y de alli al mundo, siempre por amor, solo en distinta forma.

Lo que se ha mantenido invariable desde el primer dia que empece a pintar, es mi amor y respeto a los arboles. A la Madre Naturaleza. Y por supuesto mi amor a mis raices. Si, pinto mujeres, abstractos y otras cosas, pero mi profundo amor que despiertan los arboles es algo que ha llamado la atencion a todos y a mi misma.

Hoy, escribiendo este libro, pienso que debe ser algo relacionado con los ancestros. Porque los arboles son eso, la presencia de la vida misma a traves de generaciones. Son ancestrales, y estan alli, de pie, como esperandonos para ser abrazados. Son la representacion de la familia y de la Naturaleza. Los arboles tambien son el amor mismo.

El Arte, los suenios, las decepciones, las alegrias y tristezas, la vida siempre nos sorprende, solo hay que atreverse a seguir, y la Madre Naturaleza nos lo da todo y nos hace acordar que esta es una maravillosa experiencia, y que esta al alcance de todos. Solo hay que respetarla. De eso se trata.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous article

Epilogo

Next article

Todo por Luxemburgo