De tumbas y algo mas

El dia de Halloween, cuando Tom y su familia, nos sorprendieron a mi prima y a mi, llevandonos a buscar la tumba del hermano de mi bisabuela, Adam, pasaron muchas cosas.

Adam, habia viajado solo desde Argentina a Luxemburgo a sus veinticinco anios, se habla de un romance prohibido con una india, de traiciones, de incomprension, pero nada de esto es comprobable. Lo que me vine a enterar en Luxemburgo es que el estaba enfermo, lo que no se sabe es si viajo porque necesitaba ayuda o si se enfermo en el barco de regreso. Lo cierto es que al llegar o al poco tiempo de llegar a Luxemburgo, fallecio. Y no se sabe ni siquiera donde estan sus restos ni mas detalles.

No pierdo la Fe que con el tiempo encontrare lo que busco. Somos varios, como he mencionado en mi otro libro, que sentimos ese llamado en nuestro corazon. Tampoco se el por que. Solo se que es lo que debo hacer y cuando hago algo por el, siempre, recibo una alegria inesperada o algo simple que en su momento no significaba nada y que, tiempo mas tarde, le da sentido. Como en este caso.

Ese dia que Tom nos llevo al cementerio de Grevenmaher, buscando la tumba de Adam, vi varias otras con un apellido que me era familiar de la ciudad de Concordia, Entre Rios. Me acorde de una profesora de Ingles que tenia la mejor academia en la ciudad hace muchos anios, y decidi tomarle fotos a esas tumbas.

No se por que lo hice, simplemente me llamo la atencion, y lo hice. Mas tarde envie esas fotos a esa profesora, que no era amiga mia, solo contacto en Facebook, y le envie las fotos que habia tomado pensando en su apellido.

Susto y medio se llevo la pobre cuando vio las fotos, de repente y sin aviso previo, le mandaba eso. Que significaria? me dijo:

“Por favor, que me estas diciendo con esto?? es que me va a pasar algo a mi?? Claro, la pobre mujer, no podia comprender.”

Y le dije: Patricia querida, no se por que razon senti la necesidad de enviartelas pero pense que quizas te interesaria saber de tus ancestros, quizas no tenias idea que aqui hay muchos y pense que quizas te ayudaria. Ella me dijo: “si bien es parecido el apellido, no es el mio’ Tenia razon, yo no me habia dado cuenta de que habia un error, pero sigo pensando que es demasiado parecido, y que quizas alla arriba en su arbol genealogico, pueda tener el mismo origen.

Seguimos mensajeandonos y me conto lo dolida que estaba por haber perdido a su mama y quizas esto era que su mama queria comunicarse con ella, y cosas asi.

Luego yo segui con mis cosas, y ella con la suya, y saque esta anecdota de mi mente hasta ayer.

Me habia despertado triste y de mal humor, y al abrir mis mails vi que una vez mas, otra de las personas que me esta ayudando con la traduccion de mi libro anterior no estaba reflejando lo que quise decir, en realidad, casi que no me entendia. Ella es de otro pais, y pense que quizas seria mas facil para ella y para mi que una nativa traduzca mi texto, pero creo que me equivoque. Entonces me senti frustrada. Me dije “tanto esfuerzo, tanto invertido, buscando ayuda, y yo traduzco mejor que los especialistas. Eso me pasa por no confiar en mi a veces.” En realidad, estoy escribiendo y compartiendo muchas historias y no quiero perder el tiempo traduciendo y hablando por centesima vez de lo mismo que escribi. Por eso busque ayuda.

Mientras pensaba todo esto, de repente pense en Patricia, si, esa mujer a la que asuste sin querer. Me dije “pero claro! ella es bilingue y tuvo el mejor Instituto de la Provincia de Entre Rios por muchos anios. Me dijo que se habia jubilado pero que necesitaba algo que le diera sentido a este tiempo tan dificil para el mundo!. le voy a preguntar si puede hacerlo”.

La contacte de nuevo por Facebook, y le explique lo que necesitaba y vaya sorpresa! Esta vez me grabo con una voz de alegria y felicidad contagiosa. Estaba encantada. Asi intercambiamos varios mensajes. Estaba ansiosa por leer mi libro, asi que le dije que lo haga tranquila, como un regalo de mi parte y si siente ganas que lo traduzca y luego vemos.

Accedio encantada. Hablamos de todo lo que cuesta corregir un libro aun en el mismo idioma cuanto mas en otros, para no perder el sentido de lo que ponemos en la escritura. A veces no se tiene que traducir literalmente porque en otros idiomas hay otras formas de decir las mismas frases sin necesariamente traducir las palabras exactas.

Alli, las dos llegamos a la conclusion, de que habia una razon por la cual la contacte aquel dia de Halloween, Adam me estaba ayudando a encontrar a la persona indicada y su mama, desde donde esta, se encargo de que le llegue el mensaje.

Es asi, ninguna de las dos tuvimos duda alguna, de que ellos, los que partieron antes, no importa la epoca ni el lugar, aun estan y pueden hacerse oir si es que nos abrimos a lo desconocido, y dejamos los miedos de lado.

Previous article

Buscando el castillo

Next article

Misterios