Cartas a Marta

Querida Marta, habia escrito con mucha pasion contando un anio dificil como lo fue el 2012 Escribi muchas cosas, historias que necesito contar, sobre todo la de un ex novio que hizo mucho danio (por el cual tome la decision de divorciarme), y podes creer que la computadora me lo borro?? No se que aprete. Hay dias que escribo y me digo hare asi y asi, y luego salgo escribiendo otra cosa… Otro tema, no tengo enie, asi que veras algunos errores pero es por el teclado. Aqui va otra entrega de mis escritos. Desde chica soniaba con viajar por el mundo. Conocer otras vidas. Otros paises. Soniaba con ser famosa y llevar mi apellido por lo alto. Leia un monton de libros que aumentaban mi imaginacion. De esos que hablaban de historias fantasticas, como la de una chica humilde y fea que cayo dentro de un aljibe y volvio transformada en una bella dama. Yo queria ser asi, no sentia que fuera linda, aunque mi papa me amaba tal cual era, extremadamente flaca y alta, con pelo finito, orejas grandes y dientes separados. Pero no sentia que mi mama me amara de igual manera, no me sentia aceptada por ella. Y menos aun, aunque ella hacia un esfuerzo, la ropa con la que me vestia no era la que yo realmente queria. Ella era peluquera y me ponia rulos para abultar mi pelo, pero yo me sentia peor. Los chicos del barrio se reian de mi. Me llamaban “casita de perro”, porque era todo huesos. “azucarera antigua” por las orejas grandes, “sombra de alambre” porque ser tan delgada y asi, hasta ‘campeona de natacion” , era “nada” de todos lados. Cuando iba a salir a la calle, miraba adonde estarian reunidos, y tomaria exactamente el camino opuesto. Quizas eso me marco en la vida, caminar en contramano del resto. En las fiestas del barrio, que se usaban en esos tiempos, nadie queria bailar conmigo, asi que yo bailaba sola. Solo tiempo mas tarde un chico timido, pobre, y tan acomplejado como yo, se atreveria a bailar conmigo, y yo se lo agradeci por siempre. Por las noches rezaba y le pedia a Dios que me diera tanta belleza que esos mismos que se reian de mi, anios mas tarde se rindieran a mis pies. Me acuerdo cuando mi papa me regalo para un cumpleanios un grabador, de esos con cassettes, era de los primeros que salian, y nuestra tradicion era ir a la casa de los abuelos en el campo los fines de semana, especialmente para algun cumpleanios o fechas tradicionales. Alli estaba presente el gran familion. Mis abuelos maternos tuvieron diecisiete hijos, asi que casados y con hijos, solos los de la familia directa del lado de mi mama, ya eramos un batallon. Y alli, iba con el grabador, y con mis primos grababamos programas de radio y nos entrevistabamos hablando de nuestros viajes por el mundo. Esto era en las afueras de un pequenio puniado de casas llamado Estacion Yerua, en el medio del campo, a algo asi como una hora al Sur de Concordia. Alli, en el calor del verano, bajo los arboles, nos atreviamos a soniar. Yo tendria unos 12 anios.Y en esa epoca empece a recortar fotos de revistas de actrices y actores famosos, y las pegaba en mi placard, y en mis cuadernos de la escuela. Costumbre que continuaria hasta cerca de mis 20 anios. Confieso que lo hago de tanto en tanto…Entre ellos estaban Ricard Gere, Alain Delon, Isabelle Adjani, Ornella Mutti, Sting, Rod Steward entre otros. Mas tarde la princesa Diana en su boda, y asi… Y la vida, esta maravillosa vida que me lleva no solo a poder visitar esos lugares soniados, sino a ver a mis estrellas de entonces, al lado mio. A hablar con ellos, a estar en los mismos lugares que ellos frecuentan sin haberlo planeado. Entonces me encontre en los lugares mas exclusivos de New York, Viena, Madrid, Londres y Paris entre otras capitales. He visitado los lugares donde mis artistas favoritos vivieron o frecuentaban como la casa de Monet, los lugares donde se hospedaba Van Gogh. Estar en algunos lugares que la princesa Diana frecuentaba. Tomar algun martini en donde Ernest Hemingway solia tener algunas tertulias literarias. Y como la otra noche, cenar al lado de Isabelle Adjani y de Anthony Delon, quien me miraba como si me conociera, mientras yo tenia ganas de decirles saben que se de Uds. desde hace decadas, que los he visto desde muy joven y que me parecia otro mundo en ese entonces. Yo he vivido todo esto, pero no podia compartir en voz alta, porque si le contaba a mis seres queridos, de donde vengo, hubieran creido que tenia mucho dinero, y no era el caso. Si lo contaba en circulos amistosos, hubieran creido que estaba exagerando y sino, preguntandose, como era posible que alguien como yo pudiera hacer eso sin ser una mujer de mala vida. Asi que, tal como en aquel entonces cuando era una ninia acomplejada, a la cual todos se le reian, y ella soniaba en silencio, ahora, adulta, viviendo estas experiencias tambien en silencio. Creo que tanto silencio fue lo que me llevo a expresarme de otra manera. Pintando. Improvisando frente a una camara, o escribiendo todo esto. Mostrar algo aqui o alli, como casi cualquiera puede hacerlo hoy en dia. Pero me llena de orgullo poder decir que lo estoy haciendo, mientras he pasado las mil y una, arriesgandome y jugandomelas todas cual jugador en un casino, pero siempre con una gran Fe, sin miedos. He tomado aviones con lo justo para pagarme el ticket mas economico y la estadia en la casa de alguna chica a la cual le quedaba una habitacion libre, sea por recomendacion de gente conocida, o por plataformas on line. Muchas veces llorando en silencio en una iglesia, o caminando a orillas del mar. Muchas veces viviendo experiencias increibles, pensando en cuanto me hubiera gustado compartirlas con mis verdaderas amistades que estaban lejos, sientiendome terriblemente sola. Hubo algunos anios donde tuve que mudarme tan frecuentemente que decidi poner todas mis cosas en un deposito, llamado storage, en las ciudades que me encontrara, para poder moverme solo con las maletas con ropas de estacion del momento. Fui algo asi como una mochilera, pero de las modernas, en vez de mochilas, maletas, en vez de dormir en hostels, hacerlo en casa de gente. Pero muchas veces, anhelando volver a tener mi casa, ese lugar que me recibiera con las cosas queridas. Se aprende mucho del desprenderse de las cosas, del dejar ir. Claro, en realidad, estamos por aqui de pasada, y no nos llevaremos nada de lo material, pero si, tenemos que vivir lo mejor posible, de acuerdo a los suenios de cada uno. Y apreciar absolutamente lo que tenemos, sobretodo, si es nada mas ni nada menos que salud. Yo me rebele contra las tradiciones de mi ciudad. El casarse y tener hijos, cumplir con los mandatos. Me deshice de casi todo, pienso que quizas tanto dolor por las perdidas de algunos seres amados mas otras experiencias dolorosas, hizo que me olvidara un poco de mi misma y que casi no me importara el futuro. Muchas veces me puse en piloto automatic y sali a vivir la vida. No la vida loca, solo simplemente la vida. Si tuviera que dar algun consejo, creo que serian muchos, pero diria que ningun extremo es aconsejable si uno es tiene un espiritu soniador, con una buena formacion familiar. Diria, preparate, estudia algo con lo que puedas vivir sea el pais en el que te encuentres, que las barreras de idiomas o leyes no te limiten. Piensa en el hoy pero tambien piensa en el futuro. Por lo tanto, construye. Aprecia y abraza cada experiencia que tengas pero que no se te olviden, porque si es buena te podra alegrar el Corazon por mucho tiempo, y si no lo es, te permitira no volver a cometerla, pues la vida te manda la misma leccion varias veces, cada vez mas fuerte hasta que aprendes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous article

La musa