Buscando el castillo

Si, yo sigo buscando mi castillo. Ese que vi en la regresion de vidas pasadas con Marcela. Fue tan claro. Que no pasare por esta vida sin reencontrarme con mi castillo amado.

Al menos ahora se el pais donde se encuentra, solo me queda reconocerlo.

Mientras tanto decidi jugar. Y reirme.

Estaba enojada y triste. Tuve una terrible discusion con mi amado en el telefono y entendi que era el final. El habia sido muy injusto. Me dijo cosas muy duras y que no venian al caso. Solo porque yo habia prometido volver a Espania despues de unos dias sola en Luxemburgo. Pero al acercarse el momento de partir, le habia dicho que extenderia unos dias mas mi estadia.

El se puso como loco, tanto que no media sus palabras. Y me hirio muchisimo. No entendia que yo necesitaba tener esta conexion a esta tierra. Que mi musa esta aqui en este momento, y si me olvido solo me queda mirar por la ventana y verla a ella.

A la Gelle Fra, resplandeciente con su increible dorado emitiendo estrellas a cualquier hora del dia, en la altura, con ese castillo enigmatico al fondo, y rodeada de arboles de colores brillantes, en el Boulevard Rosselvert aqui en Luxemburgo.

Miro el cielo precioso, cuanto mas frio haga, mas hermoso y claro esta. Sea a la hora que sea. Es inspirar ese aire puro, y llenarme de vida.

No, no es facil de entender desde la distancia. Hay que estar aqui, hay que ser soniador, hay que ser artista! para entender de lo que hablo.

Asi que enojada y pensando en que esta discusion cambio planes que teniamos y confundida en pasos a seguir, decidi hacer un chiste en uno de los tantos grupos que pertenezco en Facebook.

Puse que estaba buscando un castillo en el que pueda vivir pero que aun no tengo el dinero de comprarlo, de todos modos no se pierde nada con preguntar y visualizarlo.

Lo hice riendome sola. Me imagino la reaccion de la gente al leer ese aviso. Casi pongo que venga con el principe incluido pero era demasiado, asi que puse solo el castillo.

Los comentarios no se hicieron esperar. Toda clase de manifestacion y todas divertidas. Hasta hubo quienes pusieron avisos publicitarios. Entonces en privado tuve gente que me felicito por mi creatividad, otros que me dijeron de lugares donde vivir y uno que me dijo “Que tal si hablamos del castillo en una cena?” a lo que le respondi “eres principe” y el me dijo “a veces” como me rei!!!

Mas tarde me pregunto algunas cosas a las que directamente no le respondi, solo le dije “mira, estoy escribiendo y se me ocurrio decir esto solo para sonreir y hacer sonreir a mas de uno, pero nada mas. Muchas gracias por tu invitacion pero no estoy interesada”

De todos modos, un mensaje me parecio serio. Era de un frances que estaba en Luxemburgo por motivos laborales y me dijo:

“mira hay una habitacion disponible que estamos rentando en una hermosa casa en el centro de la ciudad. Somos ocho personas porque es muy grande el lugar, casi un castillo. Todos hombres y mujeres trabajamos en finanzas, salvo uno que es bartender y viene muy bien tener uno en casa. Si quieres puedes pasar a verla, a lo mejor te sirve para lo que buscas.”

En realidad, yo busco mi castillo!, pero mientras tanto, disgustada como estaba, con ideas de que una vez mas, mis planes habian cambiado, dije, y por que no?

Asi que fui a verla. Mientras caminaba pensaba, vere primero el barrio y si hay gente afuera, estare hablando en el telefono cuando abran la puerta, estare atenta a cualquier actitud que no me guste. No tengo nada que perder porque nada va a pasar. Todo estara bien.

Y asi llegue a la preciosa mansion. Me atendio un simpatico italiano que hablaba espaniol. Me escucho hablando en el telefono tal como lo habia pensado. Claro, el no sabia que yo me estaba hablando a mi misma. Y me hizo pasar.

Ni bien entre, le pregunte que hacia por que estaba ahi y demas. El pobre debe haber estado sorprendido, quien era esta mujer que llega a hacerle preguntas sobre su vida y sin permiso?

Me dijo ” por favor, espera aqui que viene Che” No le pregunte a Che porque un frances se llama asi… otra vez sera.

Che vino a los pocos minutos, y me explico todo respecto de la casa y sus habitantes, y me hizo tour por alli. Explicandome todo.

El cuarto disponible, como un altillo, luminoso y en el tercer piso. Grande, con piso de madera, guardarropa gigante, cama y un escritorio que invitaba a escribir. Me dijo: “todo esto esta incluido en la renta”

Luego de hablar un poco mas, les dije que en realidad estoba mirando ya que queria tener opciones en caso de tomar una decision y mientras buscaba mi castillo.

Me fui contenta con mi decision, venci a mis temores internos, conoci a gente nueva y muy agradable y hasta quizas una opcion de un lugar en caso de quedarme por un tiempo en la tierra de mis ancestros. Ademas de una casa bella, nuevos amigos. Nada mal para una broma sin expectativas en una noche triste.

De los momentos menos pensados pueden venir grandes sorpresas.

Previous article

Arboles

Next article

De tumbas y algo mas