Arboles

Desde que empece a pintar, el tema principal siempre han sido los arboles. Si, los paisajes, los abstractos, las mujeres, y otros temas, pero el tema central, los arboles. En una epoca se me conocia solo por los arboles. Yo me enojaba y decia a la gente que era algo mas que la artista fashion conocida por pintar arbolitos.

Esos arboles se han caracterizado por ser altos, finos, derechos y de muchos colores. En esos anios vivia en Miami, y la gente me preguntaba por que pintaba eso si vivia en un lugar de playa y palmeras.

Yo decia que seguramente eran mis recuerdo de ninia en el campo de mi papa. Luego Louisiana donde tambien habia vivido un tiempo, pero nadie ni yo misma entendiamos por que esa fijacion con esos arboles.

Mi ex marido me decia “no me gusta que los hagas todos derechos, eso no representa la real Naturaleza de los arboles, ya que los hay torcidos y de otra forma” pero yo seguia con lo mismo.

Mas tarde compre cientos de dijes y de pequenias cadenitas con arboles para crear mi propia linea y destacarme por eso. Pero fue uno de los tantos proyectos que quedaron en el camino.

Este anio 2020, cuando finalmente lance mi linea de accesorios con mis pinturas impresas en ellos, cada vez que enviaba un pedido, les mandaba uno de esos arbolitos de metal que habia quedado en la caja de proyectos inconclusos.

Ahora, encontrandome en Luxemburgo y especialmente en preparativos de las Fiestas, me doy cuenta que era lo que traia en mi corazon. Aqui esta la respuesta, quizas son memorias ancestrales o quizas premoniciones.

Aqui es todo acerca de arboles y castillos, que tanto amo. Un pais pequenio conocido con el jardin de los arboles. Justamente altos y de colores impactantes pero por si eso fuera poco, los arboles que estan en el centro y en cada plaza, han sido decorados con luces de colores, que a la noche dan la sensacion de estar en un parque de diversiones. Me siento como una ninia.

Tanto amo todo esto que no tengo ganas de irme. Luxemburgo me esta seduciendo lentamente y sin prisa.

Me deja que vaya descubriendo sus tesoros poco a poco. Y los arboles son testigos complices de nuestro romance.

Si, el romance de la ciudad y la artista. Aqui puedo escribir, pintar y estar sola por dias y dias y no darme cuenta del paso del tiempo.

Me siento acompaniada. Solo me gustaria compartir con mis amigas y amigos verdaderos todo esto.

Suenio con mi castillo y con la visita de todos ellos. Me permito soniar aun en el medio de una pandemia, de grandes incertidumbres, de todas las batallas que he tenido en el camino.

Ellos, mis ancestros estan mas presente que nunca. He tenido tantas manifestaciones en este tiempo que es casi increible.

Solo quienes han formado parte de alguna u otra forma por distintos motivos, entienden de lo que hablo.

Aqui todos me tratan bien, cosa que no habia ocurrido muy amenudo en otros lugares. Es muy llamativo.

Siempre me paso que tenia la sensacion que era de otro lado, y eso causaba envidia y toda clase de situaciones.

En Miami me inventaron romances inexistentes. Se rieron a mis espaldas mas de una vez. Y asi en otros lados.

Sin embargo, aqui, es como que pertenezco, soy apreciada y respetada. Y no hablo el mismo idioma. Es que estoy bloqueada para el idioma frances y ni hablar del aleman. Es que no entiendo nada.

Sera que en alguna vida anterior era de aqui y decidi borrar el disco rigido y por eso me cuesta re aprenderlo?

Que sera todo esto?

Previous article

Sorpresa en Halloween

Next article

Buscando el castillo