Agradecimientos

Este libro se hizo posible gracias a este terrible 2020. De la unica manera que yo podia enfocarme a hacer esto era dejando de hacer todas las demas cosas que estaba haciendo.

Mis seres de Luz, yo no soy nada sin ellos. Ellos me guian y protegen en cada paso que doy. Tienen un infinito amor y paciencia para conmigo. Jamas me siento sola porque estan conmigo.

Stella Mesa, que me insistio que lo haga hasta llegar a decirme que si no lo hacia no me hablaria mas. Durante mucho tiempo cada vez que me veia, me preguntaba cuanto faltaba para que terminara este bendito libro.

Marcela Gromadzyn, que me hizo regresiones a vidas pasadas, hizo que entenderia algunas cosas y no solo que me animo a hacerlo sino que me paso la Editorial y la correctora del libro.

Especial agradecimiento a Liliana Weisbek, que tomo todos mis escritos que estaban desordenados, con mucha paciencia y no solo los organizo con infinito amor sino que fue la primer correctora que tuve, y ademas lo hizo porque creyo en mi sin esperar ni aceptar nada a cambio.

Mis amigas del alma, que mientras yo escribia esto, ellas se hacian cargo de un monton de cosas en mi tierra natal.

Maria Silvia Waldbillig, por las apasionantes charlas de nuestros ancestros y toda la informacion que me brindo.

A todas las personas que conciente o inconcientmente, voluntaria o involuntariamente,me guiaron en este camino de realizar este suenio y esta mision al mismo tiempo.

Dedicado a:

EL MUNDO. Para que sepamos que no somos solo lo que vemos, sino el fruto de los que nos antecedieron, y que es nuestro deber dejarlo un poquito mejor para los que nos siguen. Debemos cumplir con nuestra mision y los animo a que averiguen cual es.

No estamos solos. No se termina con nuestra partida. Esta es una gran oportunidad, un gran regalo y un deber. Esta en nosotros entender que es casi un juego y que con atencion,debemos aprender a disfrutar el camino. El amor es lo que le da sentido a todo, los miedos solo deben ser enfrentados y vencidos.

Previous article

Mamita

Next article

Epilogo